A veces

A veces sueño hasta con tu aroma y me maldigo y me odio. Me despierto asustada y enojada. Ya no siento nada, no quiero hacerlo… estoy cansada.
Cansada de pensarte, de darte vida, cansada de hacer que existas, de creer que fuiste importante, cuando sólo eres un ser falso-nada.

-Con el final de un poemita que vi por ahí pero no recuerdo dónde-
tumblr_mr85ddTlYK1rum7cgo1_500 (1)

Tus deseos

Seguía mirándome con esos ojos. Me deseaba, me odiaba, quería someterme a sus delirios. Quería sacárselos. Pero eran preciosos y siempre fallaba en el cometido. Le pedí, con una voluntad casi nula, que dejara de mirare pero él simplemente sonrió. Sus deseos seguían siendo impuros y yo lo quería. Se empezó a desvestir acercándose a mí. No quería verlo pero aún así me quedé ahí. Dejó de sonreír cuando estuvo delante mío, tomó mi mano y la puso en su cremallera ya baja, no pude apartarla. “Yo sé que quieres” dijo y me abrazó y yo también lo abracé y lo amé en ese lugar para luego llorar internamente mis pecados en su pecho. Y él se veía tan contento, había conseguido lo que quería. Lo odié al mismo tiempo que lo seguía amando.

tumblr_my504l15wp1qkzl7oo1_400

Citas

Siempre que quedábamos para vernos tenía miedo de que no llegaras a alguna de nuestras múltiples y raras citas. Curiosamente, siempre llegaste. A algunas, cuando menos lo esperaba, llegabas temprano. En algunas otras llegaste puntual. Y, en las más raras, llegaste tarde, muy tarde, como si quisieras que esperara por ti toda la vida. Quizá en eso se basó todo, nuestro algún tipo de relación, en que nunca sabíamos qué iba a pasar después de esperar.

20140710-190217-68537521.jpg