Textosterona

Por ahí leí que los artistas son locos inteligentes.
Más inteligentes que los simples locos,
porque saben manejar su locura para que la gente crea que son artistas y no locos.
Escritores que escriben en cuadernos que se encuentran entre miles de copias universitarias.
Es demasiado temprano para leer una línea llena de letras.
Es demasiado tarde para escribir un poema.
Siempre se es demasiado tarde o demasiado temprano para lo que uno quiere hacer dice Sartré.

Pero mientras tanto
podemos leer juntos.
separados por la realidad que nos rodea.
O invadido por los electrones del otro.

La tarea me presiona.
Siempre me estresa,
no es cierto.
Nunca lo hago.
O hago tarea o escribo poemas.
o hago tarea o leo letras.
Poco a poco he aprendido a hacer dos cosas a la vez
y mezclo las frases.
Me agarro un libro como haciendo analogía contigo.

Eres una metáfora
Un oxímoron
una paradoja
y antítesis
todo al mismo tiempo.

Subrayo líneas entre libros para alguien que no soy yo.
Quizás para ti
para que cuando muera
me leas y conozcas

más. sobre lo subrayado con lápiz de punta rota.

Tengo la fantasía
la idea un poco absurda de que ese libro no muera
que sea eterno
hasta que un incendio lo mate
y lo ennegrezca
y lo cambie por completo.

Y si me suicido antes, lo encuentres rayado de pluma negra
con anotaciones y postits de colores.

Subrayo para dar énfasis.
Posteando para dar mayor énfasis.
Para contar historias.
Nuestra historia quizás
Para que te rompas la cabeza encontrando una intertextualidad en las palabras arbitrarias.
Un lenguaje relativo del que a veces no se entiende nada.

Te lo he dicho, amor.
Cuento la historia contigo.
La dejo clavada en libros.

Para entre líneas encontrarte,
hipertextualmente
entre textosterona segregada.

Entre abecedario limitado
y palabras que mi cerebro no entiende pero que me salen de la mano.

entre significados absurdos.
Contradicciones en cada página.

Para jugar a que la gente cree una historia que no pasó.
No es cierto. Sí pasó.
¿O no?
siempre te apareces, fantasma tipográfico
entre mis libros de cualquier género literario… chingado anónimo,

firma tus textos.

Déjame soñar.

Relato No. 2 de la serie Oaxaca de Mezcal.

Ay, amigos.
Hace rato se me ocurrió actualizar la página de inicio en facebook
y para qué lo hice.
Díganme.
Nada más fui a emputarme.

Resulta que compartido estaba una frase que dice:
“Morras que se sienten muy chingonas porque fuman mota y se ponen pedas, ustedes no van a ser la esposa de nadie, a lo mucho van a ser amantes”.
y pensé, para empezar quien dijo eso lo más seguro es que se sienta chingón por pensar así.
Yo no sé si esté bien o mal pero mira que mamada.
Si una morra se siente chingona por fumar mota y ponerse peda pues no es tu problema.
Claro,
es muchísimo mejor evitar vicios
(namás por salud y todo lo que el significado de ésta palabra engloba)
de esos que dicen que te matan neuronas, dicen.
Aunque en experiencia propia sepa que no es así.
Incluso,
en mi caso,
me ha ayudado a pensar diferente al alter ego de hace años que ahora me choca y lo agradezco de alguna forma.

Cada mente es un mundo,
hasta un universo si no eres muy cuadrado como el autor de ésta frase que me emputó.

Me gusta el mezcal,
la cerveza
pero no ponerme peda.

Hace no mucho trato de no criticar a las mujeres y hombres que lo hacen porque veo y pienso: “Claro, no tienen la misma línea de experiencia que yo y si quieren vivir así me alegra que hagan lo que quieran” aunque en ocasiones esa vida los madrea.
Pero como un ser social los prejuicios no se me quitan.

En fin, siguiendo con la frase esa,
“A lo mucho van a ser amantes”
Como si ser amantes fuera algo insignificante.
Una vez en una clase
un maestro muy querido nos dijo
“Los amantes se aman”
y sí, nada más.
quizás algunos con más exigencias que otras pero la raíz es esa.
Y no es sólo estar con alguien casado, con pareja.
Se puede ser amantes siendo novios o en una relación abierta
El famoso poliamor dirá un amigo que me explicó muy bien acerca del postromanticismo.
Y bueno, qué felicidad que tenga amigas que se quieran casar,
me alegra que me lo cuenten
que confíen en mí a pesar de que sepan que ahora no creo en el matrimonio.
Que sepan que soy amante de alguien.
Me gusta que me cuenten sus historias de amor,
que me digan que se ven casadas y que no les gustaría estar con alguien más.
Yo sé que se quieren casar.
O tener hijos.
o un matrimonio estable.
Me alegra tener a gente cercana que no piensa en ese aspecto igual a mí.
Porque me enriquecen, me ponen a pensar…

Pero bueno,
No seré esposa de alguien, a lo mucho voy a ser amante.