1 de noviembre

Estoy,
tratando de encontrarle sentido a esto
el sentimiento que a fuerza quiero hacer menguo.

Se erige mientras veo a las personas correr de la lluvia,
que por desgracia no los matará.

Hay cierto placer
Un placer culpable que emerge cuando no estás.
De poder caminar sin encontrarte.

Sola.
Como cuando nos miramos por primera vez
y, en el otro,
oteábamos quien sabe qué cosa,
elevando
o hundiéndonos
entre la población de individuos que nada tienen de singular.

Huimos,
como ahora,
de la sitia de las parejas.

En las agenda tres palabras: El próximo mes.
Te espero,
con los brazos
y piernas abiertas.

Le dije.

Yo también te extraño.

Un placer culpable cuando no estás,
cuando migras para no regresar,

De poder recordarte
y extrañarte
Pero sin encontrarte.

El próximo mes.

Te espero con los brazos y piernas abiertas
le dije.

Todo abierto para que el deseo me asesine,
Me mate cuando estemos listos.

Cuando hayamos pensando en cómo deshacernos del objeto
del deseo.

En la agenda tres palabras
El próximo mes

Noviembre.

El del pan
El chocolate
y los muertos
Como él.