Your presence in Apollinaire

Maintenant tu marches dans Paris tout seul parmi la foule
L’angoisse de l’amour te serre le gosier
les étincelles de ton rire dorent le fond de ta vie
L’amour dont je souffre est une maladie honteuse
Et tu observes au lieu d’écrire ton conte en prose

Et tu bois cet alcool brûlant come ta vie,
ta vie que bois comme une eau-de-vie

Vienne la nuit sonne l’heure
Les jours s’en vont, je demeure

Pour mes pensèes de tous pays de tous les temps
et de la musique
de la musique

je vous aime
comme l’insecte nocturne
aime la lumiére

Il y eut des questions si extravagantes
et des réponses tellement pleines
d’ápropos
Que c’était á mourir de rire

On se disait
au revoir
Á demain
Á bientôt

Que lentement passent les heures
comme passe un enterrement

je ne saurai plus oú me mettre
tu seras loin, je pleurerai.

Extractos de Alcoholes, Apollinaire.

Ayotzinapa

Me lo metiste hasta dentro y con ello ideas revolucionarias también.
Los dos de México
Los dos vivimos en 4 sexenios.
Me cerraste los ojos de placer y me los abriste para ver la situación del país aparecer.

Extraño pelearnos,
gritarnos,
Destruirnos para luego reconstruirnos.
Quiero protestar contigo,
hacer marchas contigo,
poesía política contigo.
Y luchar de alguna manera también contigo.

Por tu culpa empecé a querer las fechas alrededor del día de muertos.
Porque me subiste, me bajaste por todo Oaxaca y alrededores 

Porque me enseñaste a cómo ampliar mi pensamiento.

Porque me dejaste ser libre y aún así te enojabas de esa libertad dada.

Nunca lo entendí pero aún así estuvimos juntos.
Muy juntos.
Como Junto al humo de las velas del panteón de
“la única noche que une a octubre y a noviembre”

(Te cito.)

que sirvió como fijador a la pintura y no nos hemos despintando.
Por lo menos a casi un año,
un año de distancia,
como lo ocurrido en Ayotzinapa.
Una de las historias que me clavaste en el corazón junto con tu hermoso pene.
Mi corazón latiendo por ti y por los acontecimientos en Iguala.
No lo he olvidado
Tú tampoco,
Claro.

Y ahora luchamos juntos porque la demás gente lo recuerde.
Porque representa más.
Un símbolo de todo lo que a nuestro país destruye.
De todo lo que se vive.
Lo que duele.

Fue el Estado.

Nosotros lo creemos.
Yo te creo.
Yo te apoyo.
Quiero luchar contigo.
Buscar alternos.
Besarnos en medio del conflicto.
Reír.
Y luego desgraciarnos leyendo noticias de lo que pasó hoy en México.
En nuestro México.

Y buscamos cómo ayudar desde aquí abajo.
Poco a poco lo estamos logrando.

El poema.

Este poema es para ti,
Y para nuestra lucha en esta vida.
En la próxima por supuesto igual lo haremos.
Lo creo.
Porque si estoy enamorada de ti lo más seguro es que en la próxima vida también sea así.

Quiero protestar contigo,
hacer marchas contigo,
poesía política contigo.
Y luchar de alguna manera también contigo.

Equis

Hoy en la mañana me acordé cuando me decías “eeeequiiiis”
Pero no un equis de “no me importa, me da igual”
Era mejor dicho un “equis” de “después vemos cómo lo resolvemos”
“Eeeequiiiiis”
Vamos a hacerlo
“Eeeequiiiis”
Nos van a ver
“Eeeequiiis”
Se nos va a hacer tarde.
Pinche “X” me tuvo hasta la madre pero me gustaba también porque siempre, después de decir eso, se te limaba una sonrisa mamadora de todos y por todos lados.

No sé por qué me acordé,
El subconsciente jode a mi mente.
Es como: alguien dice “eeequiiiis” con el mismo tono y me acuerdo.
“x” de las variables que existen en las operaciones matemáticas y de lógica.
Creo que es un símbolo,
Un elemento que representa algo no especificado.
O como en semiótica.
Símbolo sin edad,
No se está quieto.
Crece, se expande, incluye otros significados.
Se vuelve ambivalente y…
Espera.
Pinche culero.
Quizás para mí significó una cosa y para ti fue otra.

“Eeequiiiis”.
Pues equis, maldito pendejo.

Tus pedas pendejas

Ese el precio que pago por tener tu amistad o algo parecido a lo que dijimos que tendríamos después de la relación que tuvimos.
Las historia de tus amores de años cuando estás borracho,
Niñas que vimos crecer juntos y que ahora te gustan por tener cabello largo y pintarse los labios de rojo.

Escucho con amigos tus pedas pendejas por niñas de X años.

Y me caga pero no te digo nada
Me idiotiza estar escuchado tus historias estúpidas cuando no estás tan borracho.
Y en medio de la plática reproduces una canción que fantasiosamente pienso que es para mí por todo lo que pasamos.
Ya no se qué pensar.
Según tus palabras,
estás enamorado de esa niña plástica
pero según tus acciones conmigo pareciera que estás enamorado de mi aroma
Ese que prendes con tus caricias,
el humo que sale cuando me quemas con tus palabras pendejas.
Algunas parecidas a cuando le dijiste que respetarías las decisiones que ella nunca tomó por el simple hecho de ser una adolescente.

Maldito estúpido.

Me cagas como no tienes idea y te odio más de la cuenta.

Nos dices, que tus mensajes eran eternos para con ella y yo te creo,
Creo que ganan tus palabras más falsas que las mías al decir que me cagas.
Esas niñas bobas que siempre te cargas.

Tan estúpidas,
tan banales.

Y no te culpo,
siempre te vas por lo plástico.
Por lo mundano,
Por lo desinteresado.

Sin embargo,
Cuando estás hasta el huevo de borracho
Ahí te tengo confesándome tu amor
Me dices que no te me puedes resistir
Y me tomas de la mano enfrente de todos
Como si no existieran.
Como si así lo hicieras.
Y de repente te escucho hablado de esa niña que se toma fotos a diario
Y me digo que quizás te estés mintiendo
Y lo entiendo
sé que no es fácil estar con alguien como yo,
o que todo mundo lo crea.
Alguien Así de pinche loca.
Llena de miedos.
Llena de tu pinche amor pendejo.

Dime lo que quieras,
Platica lo que quieras.
Yo sé que siempre terminamos siéndole infiel a todas tus relaciones pendejas.

Check-in’s

Me choca ver tus malditos Check-ins publicados por todos lados como si quisieras que me enterara a dónde carajos vas.
Sé que no te importa o tal vez sí. Con eso de que te la pasas dándole like a todo a dónde voy para decirme: “Hey! Aquí estoy, háblame, sé dónde estás.”
Y siempre me caga pero no te digo nada.
A veces me caes bien y la mayoría del tiempo mal.
Haces que me quiera arrancar las entrañas cada vez que veo que estás con alguien más.
Me vale
Ya no
Me importa
Pero ahorita no.

Me caes bien mal.