Your presence in Apollinaire

Maintenant tu marches dans Paris tout seul parmi la foule
L’angoisse de l’amour te serre le gosier
les étincelles de ton rire dorent le fond de ta vie
L’amour dont je souffre est une maladie honteuse
Et tu observes au lieu d’écrire ton conte en prose

Et tu bois cet alcool brûlant come ta vie,
ta vie que bois comme une eau-de-vie

Vienne la nuit sonne l’heure
Les jours s’en vont, je demeure

Pour mes pensèes de tous pays de tous les temps
et de la musique
de la musique

je vous aime
comme l’insecte nocturne
aime la lumiére

Il y eut des questions si extravagantes
et des réponses tellement pleines
d’ápropos
Que c’était á mourir de rire

On se disait
au revoir
Á demain
Á bientôt

Que lentement passent les heures
comme passe un enterrement

je ne saurai plus oú me mettre
tu seras loin, je pleurerai.

Extractos de Alcoholes, Apollinaire.

¿Cómo te va?

¿Cómo te va entre semana con tu nueva novia?
Más fácil ¿Verdad?
¿Cuándo-Pronto-se alejó de ti mi recuerdo con todo este internet..?
(¿O aun no se ha ido?)
No, no lo sé.

¿Cómo te va junto una simple mujer sin divinidad?
No quiero decir que yo la tenga.
Pero ve-te.

¿Cómo vives? ¿Te preocupas?
¿Te sigues enfadando?

Te aburres. Lo apuesto.

Sin esos altibajos,
tu relación estable debe ser abrumadora.

Estable.

Yo, que sé que de la completa serenidad te hostigas.
¿Cómo estás al levantarte?
¿Feliz? Qué aburrido.
¿Cómo te va, tú que me dijiste “Me vas a extrañar”?

¿Cómo te va con cualquiera?
¿Es el calor más soportable?
¿La lluvia más cálida?

No.

Lo sé.

No me lo tienes que decir.

Si no discuten, mal.

¿Cómo puedes vivir con una persona con los pies en la Tierra, tú, alienígena extrasolar?

¿Cómo convives tan distinto a nosotros?

¿Cómo en va en la vida? ¿Estás sano?
¿Te has curado?
¿Los sueños te siguen trastornando?

Lo inesperado, ¿Se hace ver? ¿Te visita alguna vez?

¿Cómo te va con un producto del imaginario colectivo? ¿Tiene ideas propias?
¿O se deja arrasar por las de su grupo igual?

¿Cómo te va con una estatua de Andriacci?

¿Estás harto ya de esos discursos altivos de mujer?

Cansado de mi luz propia, ¿Cómo te va con un simple material reflectante?

Venga. Con franqueza, mi amor.
Pero en serio.
¿No?

¿Cómo se vive un amor sin profundidad?
Cuesta, ¿Verdad?
¿Te cuesta tanto como a mí con otro?.

-Gracias, Marina Tsvetáieva (1892-1941) por haberme dado la inspiración-

Relato No. 2 de la serie Oaxaca de Mezcal.

Ay, amigos.
Hace rato se me ocurrió actualizar la página de inicio en facebook
y para qué lo hice.
Díganme.
Nada más fui a emputarme.

Resulta que compartido estaba una frase que dice:
“Morras que se sienten muy chingonas porque fuman mota y se ponen pedas, ustedes no van a ser la esposa de nadie, a lo mucho van a ser amantes”.
y pensé, para empezar quien dijo eso lo más seguro es que se sienta chingón por pensar así.
Yo no sé si esté bien o mal pero mira que mamada.
Si una morra se siente chingona por fumar mota y ponerse peda pues no es tu problema.
Claro,
es muchísimo mejor evitar vicios
(namás por salud y todo lo que el significado de ésta palabra engloba)
de esos que dicen que te matan neuronas, dicen.
Aunque en experiencia propia sepa que no es así.
Incluso,
en mi caso,
me ha ayudado a pensar diferente al alter ego de hace años que ahora me choca y lo agradezco de alguna forma.

Cada mente es un mundo,
hasta un universo si no eres muy cuadrado como el autor de ésta frase que me emputó.

Me gusta el mezcal,
la cerveza
pero no ponerme peda.

Hace no mucho trato de no criticar a las mujeres y hombres que lo hacen porque veo y pienso: “Claro, no tienen la misma línea de experiencia que yo y si quieren vivir así me alegra que hagan lo que quieran” aunque en ocasiones esa vida los madrea.
Pero como un ser social los prejuicios no se me quitan.

En fin, siguiendo con la frase esa,
“A lo mucho van a ser amantes”
Como si ser amantes fuera algo insignificante.
Una vez en una clase
un maestro muy querido nos dijo
“Los amantes se aman”
y sí, nada más.
quizás algunos con más exigencias que otras pero la raíz es esa.
Y no es sólo estar con alguien casado, con pareja.
Se puede ser amantes siendo novios o en una relación abierta
El famoso poliamor dirá un amigo que me explicó muy bien acerca del postromanticismo.
Y bueno, qué felicidad que tenga amigas que se quieran casar,
me alegra que me lo cuenten
que confíen en mí a pesar de que sepan que ahora no creo en el matrimonio.
Que sepan que soy amante de alguien.
Me gusta que me cuenten sus historias de amor,
que me digan que se ven casadas y que no les gustaría estar con alguien más.
Yo sé que se quieren casar.
O tener hijos.
o un matrimonio estable.
Me alegra tener a gente cercana que no piensa en ese aspecto igual a mí.
Porque me enriquecen, me ponen a pensar…

Pero bueno,
No seré esposa de alguien, a lo mucho voy a ser amante.

Méteme mano

Te deseo constantemente, es una verdadera locura, créeme.
Quisiera bañar todos los días mi sexo en tu vía láctea.
tener tu saliva como anillos de Saturno en mis pezones
Y que me toques por siempre.

Méteme mano,
Explórame como el Curiosity,
Lámeme el cuello,
Muérdeme los labios.
Haz de todo conmigo, guapo.

Dibujemos naves espaciales y llevemos nuestra imaginación a otra dimensión.
Fumemos marihuana en los caminos desconocidos
Escapemos de la sociedad de mierda en la que vivimos.
Un viaje espacial como cada tarde y noche que pasamos hablando de la existencia universal.
Personas que jamás entenderán nuestra forma de pensar,
Tengamos fe en nosotros para crear un tiempo nuevo y con nuestras ideas poder cambiar un poco ésta sociedad de la verga.

Existencialismo mágico, chulo.
Subjetivismo planetario y galáctico en nuestras cogidas que traspasan tiempo y espacio.
Compárteme esa saliva que a veces quema de la mejor manera,
Que me hace regenerar neuronas y transforma mi energía en un flujo vaginal para tu entrada a mi galaxia espiral

Tus pedas pendejas

Ese el precio que pago por tener tu amistad o algo parecido a lo que dijimos que tendríamos después de la relación que tuvimos.
Las historia de tus amores de años cuando estás borracho,
Niñas que vimos crecer juntos y que ahora te gustan por tener cabello largo y pintarse los labios de rojo.

Escucho con amigos tus pedas pendejas por niñas de X años.

Y me caga pero no te digo nada
Me idiotiza estar escuchado tus historias estúpidas cuando no estás tan borracho.
Y en medio de la plática reproduces una canción que fantasiosamente pienso que es para mí por todo lo que pasamos.
Ya no se qué pensar.
Según tus palabras,
estás enamorado de esa niña plástica
pero según tus acciones conmigo pareciera que estás enamorado de mi aroma
Ese que prendes con tus caricias,
el humo que sale cuando me quemas con tus palabras pendejas.
Algunas parecidas a cuando le dijiste que respetarías las decisiones que ella nunca tomó por el simple hecho de ser una adolescente.

Maldito estúpido.

Me cagas como no tienes idea y te odio más de la cuenta.

Nos dices, que tus mensajes eran eternos para con ella y yo te creo,
Creo que ganan tus palabras más falsas que las mías al decir que me cagas.
Esas niñas bobas que siempre te cargas.

Tan estúpidas,
tan banales.

Y no te culpo,
siempre te vas por lo plástico.
Por lo mundano,
Por lo desinteresado.

Sin embargo,
Cuando estás hasta el huevo de borracho
Ahí te tengo confesándome tu amor
Me dices que no te me puedes resistir
Y me tomas de la mano enfrente de todos
Como si no existieran.
Como si así lo hicieras.
Y de repente te escucho hablado de esa niña que se toma fotos a diario
Y me digo que quizás te estés mintiendo
Y lo entiendo
sé que no es fácil estar con alguien como yo,
o que todo mundo lo crea.
Alguien Así de pinche loca.
Llena de miedos.
Llena de tu pinche amor pendejo.

Dime lo que quieras,
Platica lo que quieras.
Yo sé que siempre terminamos siéndole infiel a todas tus relaciones pendejas.

Check-in’s

Me choca ver tus malditos Check-ins publicados por todos lados como si quisieras que me enterara a dónde carajos vas.
Sé que no te importa o tal vez sí. Con eso de que te la pasas dándole like a todo a dónde voy para decirme: “Hey! Aquí estoy, háblame, sé dónde estás.”
Y siempre me caga pero no te digo nada.
A veces me caes bien y la mayoría del tiempo mal.
Haces que me quiera arrancar las entrañas cada vez que veo que estás con alguien más.
Me vale
Ya no
Me importa
Pero ahorita no.

Me caes bien mal.

Paradoja

Claramente esto nunca terminó por el simple hecho de que jamás comenzó.
Estamos amarrados por una paradoja de la que nunca escapamos:
sin estar seguimos estando y aunque no queramos quedarnos no nos vamos.
No terminó y no lo hará,
nunca comenzó y de ningún modo,
ni siquiera lo pienses,
empezará;
eso lo aprendí ya hace unos años en medio de nuestro amorío lleno de relatividad.
En medio de todo lo que hicimos aún más dramático por no decir emocionante.
Como cuando jugamos a no aceptar las relaciones del otro,
siempre celosos
y a veces,
separados no más de 3 meses,
como todas tus relaciones con las novias bobas que tienes.

Me llegué a aprender tus técnicas de conquista y las primeras veces llegué a pensar que de verdad te perdería.
Siempre caían.
Pensaba, guapo,
que conmigo jamás tuviste que hacer esas cosas ridículas que haces para enamorarlas,
porque yo siempre supe que la forma diferente de conquistarme era porque íbamos a tener algo distinto a todo lo que tienes.
Con música a todo volumen,
con un speed a cualquier maldito lado,
con un google maps que no nos enseñaba los caminos que llegamos a descubrir sólo por andar explorando.
Los whatsapp que jamás contestamos por andarnos besando
y los likes que nuestros entonces novios no recibieron por estar cenando.
Cenando la comida que sólo pedíamos con el pretexto de estar juntos más tiempo.

Me sorprende, te lo juro.
Que tú siempre sigues,
a través de cada episodio de mi corta vida,
a través de cada amor que me rompe el corazón,
De algún lado emerges,
nunca te arrepientes,
Siempre latente.