Your presence in Apollinaire

Maintenant tu marches dans Paris tout seul parmi la foule
L’angoisse de l’amour te serre le gosier
les étincelles de ton rire dorent le fond de ta vie
L’amour dont je souffre est une maladie honteuse
Et tu observes au lieu d’écrire ton conte en prose

Et tu bois cet alcool brûlant come ta vie,
ta vie que bois comme une eau-de-vie

Vienne la nuit sonne l’heure
Les jours s’en vont, je demeure

Pour mes pensèes de tous pays de tous les temps
et de la musique
de la musique

je vous aime
comme l’insecte nocturne
aime la lumiére

Il y eut des questions si extravagantes
et des réponses tellement pleines
d’ápropos
Que c’était á mourir de rire

On se disait
au revoir
Á demain
Á bientôt

Que lentement passent les heures
comme passe un enterrement

je ne saurai plus oú me mettre
tu seras loin, je pleurerai.

Extractos de Alcoholes, Apollinaire.

¿Cómo te va?

¿Cómo te va entre semana con tu nueva novia?
Más fácil ¿Verdad?
¿Cuándo-Pronto-se alejó de ti mi recuerdo con todo este internet..?
(¿O aun no se ha ido?)
No, no lo sé.

¿Cómo te va junto una simple mujer sin divinidad?
No quiero decir que yo la tenga.
Pero ve-te.

¿Cómo vives? ¿Te preocupas?
¿Te sigues enfadando?

Te aburres. Lo apuesto.

Sin esos altibajos,
tu relación estable debe ser abrumadora.

Estable.

Yo, que sé que de la completa serenidad te hostigas.
¿Cómo estás al levantarte?
¿Feliz? Qué aburrido.
¿Cómo te va, tú que me dijiste “Me vas a extrañar”?

¿Cómo te va con cualquiera?
¿Es el calor más soportable?
¿La lluvia más cálida?

No.

Lo sé.

No me lo tienes que decir.

Si no discuten, mal.

¿Cómo puedes vivir con una persona con los pies en la Tierra, tú, alienígena extrasolar?

¿Cómo convives tan distinto a nosotros?

¿Cómo en va en la vida? ¿Estás sano?
¿Te has curado?
¿Los sueños te siguen trastornando?

Lo inesperado, ¿Se hace ver? ¿Te visita alguna vez?

¿Cómo te va con un producto del imaginario colectivo? ¿Tiene ideas propias?
¿O se deja arrasar por las de su grupo igual?

¿Cómo te va con una estatua de Andriacci?

¿Estás harto ya de esos discursos altivos de mujer?

Cansado de mi luz propia, ¿Cómo te va con un simple material reflectante?

Venga. Con franqueza, mi amor.
Pero en serio.
¿No?

¿Cómo se vive un amor sin profundidad?
Cuesta, ¿Verdad?
¿Te cuesta tanto como a mí con otro?.

-Gracias, Marina Tsvetáieva (1892-1941) por haberme dado la inspiración-

Mimetismo

A veces me descubro imitando algunos de tus gestos.
me pregunto en qué momento te dejé penetrarme algo más que la vagina.

Y encuentro que todo se resume a mimetismo.
Enardecimiento.

Cuando nos vemos
de tu pene sale algo más que semen.

emergen diálogos que ahuyentan a los santos y atraen a los demonios que se expulsan de tus testículos trasmutados.

Aquí
cantina oaxaqueña,
no hace falta la palabra hablada
nos bastan las miradas
y el mezcal
la media luz

y otras comunes pertenencias que flotan en magnetósfera de tu aura se forman auroras boreales en tu polo norte
y auroras australes en tu polo sur.

por la eyección de tu genialidad
en la mente

y eyaculación
en tu pene.

Nada detiene tu gangsgtería de alcohol en mis venas,
ninguna ley seca.

de pronto
el aire me toca y se dobla el suelo
cae sobre las putas mezquinidades de mis ex amantes.

La rotación terrestre se acelera mientras el vómito lubrica el baño.
ayuda a dejar los falsos recuerdos de mis falsas vidas pasadas.

En mi sonrisa vertical,
la sangre se concentra
se abre para ti.

No lo piensa.
No hay oportunidad.
No hay tiempo.

Aquí dentro no hacen falta la hablada
tenemos diálogos que formamos con palabras de otros
y amigos que nos apoyan escondidos en sus poorbrecitos prejuicios.

Derramo gota a gota el mezcal en tu glande
te succiono
te corto con mis dientes como el pedazo de carne que eres.

Mandaste a la mierda el dolor,
los recuerdos,
el pudor.

y me eyaculas mundos por conocer

bites de información cinética
y cinéfila
que vienen de conocimientos y experiencias.

me metes información por cualquier resquicio lubricado

o dilatado.

me das terabytes,
no los puedo procesar.

pero sigues

por todos lados

DÁNDOME.

Sí.

Así.

Mimetízate

Me eyaculas auroras boreales.

Aún no lo decido

Olvidé sacar el Shazam de lo borracha que estaba. Mejor dicho, no quise hacerlo. Me dio vergüenza. Yo, la millennial saturada de información estaba de copiloto y fingía vigilar el camino. La verdad estaba más concentrada en averiguar el nombre de la canción que brillaba en el celular junto a la palanca de velocidades estándar. Vi el auxiliar. Era negro con tintes turquesas y amarillos parecidos al color de esa noche. No ayudó en nada a recordar la imagen, quizás así tendría más indicios para obligar a mi mente a evocar una tonada. Los sentidos ayudándose. Traté de concentrarme en grabar en mi mente una frase para después guglearla. Tuve la sensación de haber hecho algo mal en mi vida pues me arrepentí de no haber salido del círculo de sol cuando iba a cursos de guitarra en La Casa de la Cultura. Quizás si supiera leer y escribir música, identificaría notas y no solo sonidos como: (léase con algún ritmo) “Ta ta ran ran tan tan” u otra pendejada así. Fueron momentos frustrantes.

No me acuerdo dónde estábamos ni de qué hablamos. Ni siquiera recuerdo cómo estaba vestida. Peor aún, no recuerdo si todavía estaba vestida. No hubo tiempo nada más que para besos y metidas de mano. La inercia imaginaria de nuestros cuerpos nos llevó hacia el motel del cual hace una semana nos corrieron por haber dejado una nota. Una pequeña ficción que al parecer a nadie más le dio risa. Qué amargada es la gente:

“Me desvirginaron”

Y en esa escena en el auto a las 3 de la mañana, la imagen sonora era la canción que mi padrino sonriéndome desde el volante había puesto en spotify.

 

                                                       “Baby i love youuuuu…”

 

Coreaba el cantante.

En estos tiempos, si no se encuentra algo en internet en máximo 2 segundos, uno tiende a mentar madres y a decir frases como “¿Por qué el internet está tan lento?” Pero en realidad nosotros somos los desesperados. De nada me sirve la World Wide Web si no puedo encontrar una canción con sólo escribir el coro.

Mi padrino volteaba a verme de vez en cuando y me preguntaba si me sentía bien. Creo que dije frases que sólo tenían coherencia en mi cabeza o que él, “por su edad”, no alcanzaba a escuchar. La expresión que utiliza exacerba mi libido y hace que ría.

—¿A mi edad?

Como si fuera mayor.

En una ocasión le dije
—Oiga, me prende mucho.
Y sólo se me contestó
—Qué padre ¿No?. A mi edad…

Es muy joven a comparación del universo. Pero no me cree. Se siente viejo.

Lo conocí por casualidad. Como a todo. Descubrí su mirada libidinosa, atenta, fija, no parpadeante y sus pupilas ya dilatadas se clavaron en mi cara. Sentí una gravedad hacia él.

                                                       “Baby i love youuuuu…”

 Seguía resonando la pinche canción desconocida. Llenaba hasta los huecos de los cinturones de seguridad. Salía de la ventana, retumbaba en el retrovisor, se iba y venía conforme las ondas expansivas chocaban con otros sonidos. Contemplé con la seguridad de haberla escuchado antes pero ¿Dónde?. A veces uno cree reconocer cosas pero no es así. Sólo son algunas neuronas precoces haciendo sinapsis antes que otras para crear ilusión de lo ya vivido. Deja vú.

No puedo describir la instrumentalidad de la canción. Tengo un oído terrible. En los conciertos que ofrece de la orquesta sinfónica de Oaxaca apenas distingo el chelo, hasta he llegado a la terrible conclusión de que si no estuviera no pasaría nada. Me siento avergonzada. Pero para esto debería servir internet. Gugleo “Baby i love youuuuu…”, los tres primeros resultados son de artistas diferentes e incluso llegué a la décima o de goooooooooogle. La frase es mucho más común de lo que pensaba. ¿Quién chingados compone una pista con una oración que la humanidad entera expresa?. Por lo escuchado, mis inferencias son las siguientes: Balada, 80’s, idioma inglés, voz masculina. Ok. Pongo en el buscador de nuevo:

balada de los 80s que dice en el coro baby i love you con voz de hombre

 

Me siento ridícula.

Primer resultado: Yahoo respuestas. Vete a la verga. No quiero a la gente que contesta con copypastes de los resultados de otras páginas de internet aunque, pensándolo bien, en ocasiones existen verdaderas joyas de contestaciones. Click. Respuestas de todo tipo.

“Hola…se llama…. I Should Have Known Better…de Jim Diamond (en castellano lo tradujeron como Debi comprenderlo)…..A Jim le duele mucho cuando canta…fijate el video como esta vestido…y las caritas que hace…es muy buen material de los 80´s (1984) “

“Hola, puede que sea “The power of love”, del grupo “Frankie goes to Hollywood”… es una canción muy bonita, ochentera total, jeje. Dice así mas o menos … aaiaiahhh, feels like fire … I’m so in love with you … the power of loooove, cleaning my soul … Espero haberte ayudado, Salu2.”

“Estas bromeando? Con ese dato nadie te podria ayudar”

“YO TAMBIÉN SIGO BUSCANDO”

“amigo con tu info escASA NO TENGO NI IDEA”

 

Vete por segunda vez a la verga. Llegar a la décima página del buscador ya es demasía. Intenté otras palabras. Tecleé:

Cómo saber el título de una canción

Primer resultado: Cómo encontrar canciones sin saber el título. Aparecieron tres opciones: Shazam, Soundhound, Midomi.com, las primeras son aplicaciones para el teléfono celular y la tercera una página web. Shazam descartado. En Soundhound tenía que tararear más de tres segundos pero para mi mala suerte tenía apenas 3, y aunque traté de alargar el “Baby i love youuuuu…” con mas uuuuuuuu los intentos fracasaron.

En Midomi fue peor, ¿Intentar la tonada con la barra de espacio? Ridiculísimo. Por supuesto lo hice. Nada.

Me da miedo preguntarle a mi padrino. Me regañará. Siempre me ha dicho que trate de cultivar el rodearme de melómanos y yo le digo que sí. Lo intento.

Es la obviedad de todos a los que les canto “Baby i love youuuuu…”, que pregunte a la persona con la que estaba, no comprenden. De nada sirve, seguramente ya no se acuerda, a su edad…

¡A su edad nada! A su edad y a la mía nos ven como el padrino y la ahijada. Así jugamos a presentarnos ante las personas. En cierta ocasión, cenamos en un restaurant, encontramos a Minerva, conocida de él quien iba con un chico mucho menor que ella. El plan de contingencia estaba hecho. Si alguien nos preguntara el parentesco diríamos que somos ahijada y padrino; por ello de las edades y porque se encuentra entre el nivel adecuado de perversión.

—Te presento a mi ahijada— Dijo. Ella soltó una risita cínica de las que salen sin premeditarlas.

No lo creyó.

—Te presento a mi ahijado— Sonrió.

No le creímos.

 

Esa noche el padrino me habló de muchas cosas de la vida. 40 años de gangstería especializada en perversión a mujeres de 20 años no pasan en vano. Las 7 artes se sirvieron, pero jamás hizo mención de la canción que reprodujo esa noche camino al motel mientras me dedeaba y yo le metía mano. Empiezo a creer que todo fue resultado de este imaginario colectivo en el que vivo. O del mezcal de mis borracheras, o del dispensador de PH que poseo. La nota, la canción, midomi.

De ahora en adelante, por si las dudas, enseguida de pronunciar “Mucho gusto”, enuncio:

—¿Conoces de casualidad alguna una canción que diga (léase con el ritmo que es) “Baby i love youuuuu…” ?

La respuesta siempre es no.

—¿Por qué no le preguntas a quien la puso?

No entienden. Qué vergüenza no saber el título de una canción que (casi estoy segura) es muy conocida. Qué pena que a mis 20 años con un celular inteligente con internet ilimitado no sepa el nombre de una <<balada en inglés de los 80’s que dice en el coro “Baby i love youuuuu…” con voz masculina>>.

TOCS

Me di cuenta que no escribo todo lo que pienso. Por ejemplo, no expreso que le tengo miedo a los trastornos obsesivos compulsivos y eso tal vez sea un trastorno obsesivo compulsivo. Me ha pasado que ya llevo una cuadra y media de camino al salir de casa y tengo que regresar a revisar si cerré la puerta, aunque mis recuerdos dicen que fue así.
Pero esto a causa de mi desconfianza sobre la realidad que percibo.

Y mientras camino pienso en los TOC’s e inmediatamente vienen a mi mente los artículos que he leído sobre las personas que no pueden dejar de contar sus pasos. 1, 2, 3, 4. Me obligo a parar pero una yo sigue contando mientras otra le sigue teniendo miedo a tener un trastorno obsesivo compulsivo. Miedo irracional por cierto. Hay cosas peores. Pero si lo analizas bien, si no puedes parar con una cosa que empiezas, como lavarte las manos cada 5 minutos, revisar 3 veces si cerraste la puerta o la llave del lavabo, contar los pasos; pierdes horas que podrías utilizar en pensar otras cosas.
Y lo más terrible de todo es que el tiempo nunca regresa. Y yo moriré, no pronto espero. En la otra dimensión me reiré de las ridiculeces que pensaba en esta vida cuando me dé cuenta que las muletillas son más normales de lo que uno cree. Que por lo menos en el cine, el sentido del humor y terror se sostiene en la repetición de cosas aparentemente habituales. Entonces puede que sea una película pero, ¿Quién me ve?

@tunombredeusuario

Entre I love u de Pato Watson
Bufi
y u and me de disclosure, mi amor
pienso en ti
y mi mente se desordena
se inventa enfermedades mentales
hipocondría.
Maniaco depresiva cuando no estoy contigo
inicios de trastorno de doble personalidad cuando tampoco estoy contigo.
hasta quizás esquizofrenia tenga mi pobre cabeza.
Otra vez con ésta hypé-rbole

Chulo.
Estoy en nuestro café favorito
vente
te invito una bebida con mis tarjetas llenas sellitos que guardo en secreto para dártelas.

Todo esto pensado entre las stalkeadas a las 3 de la mañana
cuando me doy cuenta que tu nombre de usuario ya no está.
Y pienso lo peor
porque en este país ya no se sabe a quién van a matar y por qué lo harán.

¿Dónde estás?

¿Por que tuiter dice que no existes?

¿Quién le dio derecho a ese pajarito de decidir sobre tu existencia?

No me dejes sola entre este universo virtual lleno de tuits violentos.
No me dejes entre bots que crean tendencias falsas como campaña a un próximo gobernador en Oaxaca.

Por favor,
no borres tu cuenta, mi amor.

No me dejes acompañada solamente de noticias espeluznantes.
Sin tu nombre de usuario que me da esperanza.
Porque los números se mueven,
tu espacio queda desocupado,
opaco sin tus pensamientos hechos sinopsis.

Monitoreo tus demás redes sociales con la esperanza de saberte vivo virtualmente
pero ni tu fanpage de facebook me aparece.

Sin sentido.

¿Por qué nombredeusuario tuiter dice que no existe?
Intentas ser inlocalizable en un país donde te matan por publicar un reportaje
Lo entiendo
Pero no te vayas así.
irrasteable.
acuérdate de lo que alguna vez aprendimos
“si nos autocensuramos estamos poniendo en peligro a los que no lo hacen”.

Hago clic entre los usuarios de un tuit que los dos likeamos
porque hasta en tus favs me metí alguna noche cuando seguramente te extrañaba tanto que verte en una composición tipográfica me calmó.

Me siento unida a ti de alguna manera cuando toucheamos aquel corazón hipócrita que mantiene con vida a los caracteres que dicen que el pontifex viene a México.

seguido de otros 140 que hablan de asesinatos cometidos por asesinos seriales que encajan perfecto en el perfil de políticos sociópatas.

Personajes complejos que meten cada día en ésta telenovela llamada presidencia de Enrique Peña Nieto.
Promocionales que no hacen otra cosa más que no dejar espacio en la agenda para tópicos que realmente valen la pena
a los que tenemos ésta enfermedad de inmediatez extrema.
¿Qué a quién le importan?
Pues a un país entero, idiota.

No te vayas y me dejes sola en este ciberuniverso lleno de tuits violentos.
Me siento unida a ti cuando toucheamos el mismo corazón hipócrita de un tuit.
Deja a los demás decir que la opinión pública no sirve de nada.
Parece que todavía viven en tiempos de la aguja hipodérmica.

Yo sólo quiero seguir viendo tuits que me enseñen que aún existen personas que aman a nuestro país.

Género musical

I
Publico y después borro tuits porque me da pena que veas que aún pienso en ti.

II
Si fueras una estructura geológica serías un volcán lleno de magma ansioso por explotar
Y si fueras un objeto astronómico serías meteorito
con THC dentro destellando meteoro cannabis.

III
Mi poema incompleto no me permite salir de la página de inicio de fb.
Aún así tiemblo al escuchar música electrónica
porque tú y nuestras fiestas no se me salen de la cabeza.

IV
Estaba acostumbrada a escuchar a Álvaro Carrillo fuera de la universidad.
En ese momento no supe qué era mejor. Si el que todos supieran o el que todos lo ignoraran.
Compartir el ya nada secreto amorío que tenemos.
Se podría decir que aquí no es el centro histórico de nuestra ciudad patrimonio pero bien que te recuerdo.
La melodía Carrillesca se escucha con más melancolía y me dan ganas de contarle a mis amigas que te extraño pero solo a ratos.
Al final, siempre termino tosiendo el hálito del chile seco al acordarme de que no me has hablado.

V
Que me dijiste que cultivara el hábito de rodearme de gente que escuche mucha música.
Que me haces escuchar a Mile Davis, Kronos Quartet y a HOMESAHKE como las canciones de las fiestas de mi amor idealizado.

La sensual categoría musical que nunca olvidaré. Piazzola.

Me conviertes en melómana en cada recomendación que me pasas por spotify.

VI
Emerge de la bocinita de la lap otro género musical.
El tecno me recuerda al otro bato y me quiero descuartizar el cerebro por extrañarle tanto.

VII
Tanto amor siento por ti como por otros dos.

VIII
Cada género es un hombre en mi vida
pero la electrónica me hace agonizar aún más.

¿Quién no ha llorado con una canción tan bailable como la libertad?

Me dan ganas de buscarte
sonreír
tomar tu cerveza
y convencerte de que me la metas,

decirte de que es lo mejor que me puede pasar.
Porque es cierto,
es lo mejor que me puede pasar.

IX
Porque me encanta el reflejo de las luces en el pavimento mojado.
¿No crees que los días lluviosos siempre tienen algo de especial?
Debemos aparecer en una pintura de Hsin Yao Tsen para trascender un poquito mientras platicamos de cosas de las que intento hablar con otros batos.

X
Claro, ahorita estoy más enamorada de él porque escucho electrónica.

XI
Ya lo cambio a Álvaro Carrillo otra vez.
O al blues que nos gusta tanto
y te querré más a ti.

Solo es el momento el que me obliga a escribir todo esto.
La música
el género.

El que me hace enamorarme de cada uno de ustedes en un instante determinado.

Las bolsas de smog empieza a cantar desde YouTube.

Ya te quiero hablar para que me mandes más música por email en una lista interminable de links variados invisibles sin enlaces de la world wide web.

XII
No sé a quién hacerle más caso,
si a Carrillo o Jamie XX.
Que según Marvin magazine:
Tres lustros han sucedido desde el inicio del nuevo milenio,
hemos presenciado el cambio de la música,
desde su creación hasta su consumo.

Cuánto ha ganado la subjetividad sobre la argumentación
en una actualidad en la que se busca desesperadamente la originalidad.

XIII
Géneros (los llamó así en vez de “demonios”) y terror psicológico peleándose dentro de mi cabeza durante las noches en las que en mis sueños detengo el tiempo
y no avanza
y no acaba.